Vampirismo energético

Mientras los vampiros de ficción llenan la pantalla del cine y la televisión, los vampiros cotidianos de verdad permanecen ocultos. Sepa cómo detectarlos y evitar que le roben su energía psíquica.

Somos energía: todo el mundo que nos rodea se mueve gracias a ella. Esta interacción permanente de vibraciones de diferente tipo suele ser armónica.

Sin embargo, existen diversos motivos que producen grandes desequilibrios energéticos. Cuando esto sucede en el cuerpo humano, la persona pierde fuerzas, se siente oprimida y cansada, como si le hubieran “chupado” las fuerzas. Y esto es precisamente lo que sucede cuando alguien ha sido “vampirizado” energéticamente.

Existen personas y entidades sutiles que pueden causar daños graves a quienes atacan. Aprender quiénes son y cómo defenderse es vital para preservar la salud física, psíquica y espiritual.

LA ENERGÍA HUMANA

Según los chamanes, toda persona nace con cierta capacidad energética, que se va agotando a medida que transcurre su existencia. Así es normal que una persona de más de setenta años camine lento, le cueste moverse y pierda fuerza.

La energía vital ha sido gastada a través de los años y, normalmente, este proceso finaliza con el último aliento de vida, la última exhalación energética. Sin embargo, durante la vida, existen modos de recuperar energías e, incluso, de potenciarlas.

Por otra parte, personas jóvenes sufren déficits inexplicables de energía. Y es en este caso cuando hay que comprobar si están siendo víctimas de un vampiro energético. Pero, cuidado, no hay que confundir el cansancio o el estrés con el “vampirismo energético”. La persona vampirizada sufre situaciones injustificadas y es capaz de estar extenuada aun sin haber realizado ningún esfuerzo.

VAMPIRISMO “NO PREMEDITADO”

Sí. Existen personas que vampirizan a otras con “la mejor buena voluntad”, sin saberlo. Es el caso de las madres sobreprotectoras que absorben la energía a sus hijos para que siempre les falte algo o necesiten su ayuda. O la del jefe que no quiere que ese empleado le quite su puesto y, entonces, sin proponérselo conscientemente, le extrae energía vital cotidianamente. O la amiga que siempre trae sus problemas y nos deja como “si nos hubiera pasado un camión por encima”; pues, sin quererlo, nos quitó nuestras energías para sobrellevar mejor sus problemas. O el padre que, sin darse cuenta, compite con su hijo varón y le absorbe energías, de modo que, ese hijo jamás puede terminar una carrera o descollar en nada; y otros muchos casos en los que, sin desearlo conscientemente, cada uno de nosotros obra de manera parecida con la energía ajena.

¿CÓMO FUNCIONA EL VAMPIRISMO ENERGÉTICO?

Los vampiros energéticos bloquean los canales de energía del ser humano y luego la absorben. Esto perturba gravemente el normal funcionamiento de las funciones físicas, psíquicas y espirituales, preparando el camino para mayores desequilibrios, particularmente, cuando hay daños en las capas áuricas protectoras, debido a que la persona usa drogas, alcohol o anestésicos.

La depresión mental, la ira y la tristeza también son vías o aperturas por donde los vampiros pueden acceder al ser espiritual de una persona. Los orientales hace tiempo que saben que nuestra energía recorre el cuerpo a través de meridianos interconectados, los que son la base para realizar la acupuntura, la reflexología y otras ciencias sanadoras. Además, procuran un equilibrio en los chakras, ya que son los principales centros de energía.

LA FORMA DE DETECTAR A LOS VAMPIROS PSÍQUICOS

Los vampiros energéticos no duermen en ataúdes ni tienen colmillos largos. Es probable que resulte difícil detectarlos.

Un vecino, un amigo e, incluso, un familiar muy cercano puede, sin saberlo o a sabiendas, extraer el fluido vital de otra persona.

¿Cómo saber si alguien está siendo vampirizado?, Hay algunos síntomas que nos permiten darnos cuenta:

  • Una persona vuelve agotada luego de hablar con otra persona.
  • Alguien se siente débil en su hogar; pero, si sale a caminar, sobre todo en un lugar arbolado, recupera sus fuerzas.
  • La persona se siente inexplicablemente extenuada, a pesar de poseer una salud física normal.
  • Aparecen pensamientos intrusos, ideas suicidas, momentos de angustia inexplicables.
  • Se duerme más de lo debido o la persona se despierta de golpe a horarios inusuales.

¿CÓMO ACTÚAN QUIENES NOS ROBAN NUESTRA FUERZA VITAL?

Los vampiros energéticos que, a sabiendas, se proponen quitar energía a otro ser humano, poseen ciertas características y, observándolos bien, es posible detectarlos fácilmente.

Algunas de las principales son las siguientes:

  • Miran fijamente a su interlocutor, como si quisieran perforarlo con su mirada (No confundir con quien mira fijo a alguien por otras razones… curiosidad, intento de seducción, sorpresa, enojo, etcétera).
  • Poseen actitudes seductoras que apuntan a fascinar a su víctima, como lo hacen los encantadores indios con las serpientes.
  • Suelen interesarse por todo lo que tenga que ver con su víctima.
  • Emanan un fuerte aura que hace que el otro se sienta intimidado.
  • Poseen una poderosa carga de envidia, que es el motor que los impulsa a poseer o dominar la energía del prójimo.

Una vez ubicada su víctima, no cesarán de enviarle mensajes mentales permanentes para mantenerlos dentro de su “telaraña energética”. La persona “siente” que esa otra persona “la piensa”, y así la va debilitando progresivamente. Es probable, también, que el vampiro desee obtener fotografías u objetos de uso personal de su víctima, pues estarán impregnados de su energía y, a través de ellos, puede copiar su “patrón energético” para arrebatárselo.

RITUAL DE PROTECCIÓN

Practique meditación a menudo, eso ayudará a limpiar la energía de sus chakras y a “mantenerlos en forma” a fin de impedir que por ellos se escape o le extraigan la energía vital. Los chakras son nuestros vórtices energéticos, por donde entra y sale la bioenergía. Para que la persona que lo vampiriza no pueda cumplir su objetivo, realice el siguiente ritual:

Encienda un sahumerio, enciérrese en un lugar tranquilo, cierre los ojos y a medida que recorre cada chakra, diga:

  • Chakra Raíz: “Lo activo y elevo mi inmunidad para que ningún pensamiento parásito me enferme”.
  • Chakra del Sacro: “Protejo la fuente de energía de mi sexualidad contra las energías negativas. Al hacerlo, cierro el camino a la impotencia, la infertilidad y la falta de deseo sexual”.
  • Chakra del Plexo Solar: “Lo activo para que nada me atemorice. Erradico fobias y temores, y los regreso a quien me los inculca desde afuera”.
  • Chakra del Corazón: “Lo activo y lo hago girar para que mi vitalidad aumente y nada ni nadie pueda quitármela”.
  • Chakra Laríngeo: “Lo despierto para poder comunicarme sanamente y no aislarme de los demás. Borro las energías negativas que me impiden decir lo que siento”.
  • Chakra del Tercer Ojo: “Activo este chakra para que mi mente se mantenga alerta y rechace toda sugestión negativa que pudiera debilitarme”.
  • Chakra Corona: “Elevo mis pensamientos y los uno a los seres divinos para fortalecerme y sobrevivir a cualquier ataque psíquico”.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *