Símbolos esotéricos en el arte

Conozca las imágenes mágicas y religiosas más importantes para usarlas en sus hechizos.

Le explicamos las formas en las que los pensamientos y ritos mágico-espirituales de cada comunidad fueron expresados por medio de estas bellas imágenes. puede usar estos símbolos en sus rituales, así como para enriquecer su vida cotidiana.

E l origen del arte no es el resultado de una necesidad estética, como generalmente se cree, sino la consecuencia de una necesidad de dominación mágica. En efecto, todas las muestras más antiguas de dibujos y de pinturas rupestres contienen signos extraños, que son de difícil interpretación cuando no se conocen los antiguos rituales de sentido mágico-religioso.

La misma música, el canto y la danza, en su origen, sólo eran el soporte del pensamiento mágico que se concilia con el mundo hostil de la realidad, que es lo que el hombre trata de dominar y controlar. De este modo, el arte constituye una invocación ritual para conseguir que eso que se está representando “suceda”.

Así, por ejemplo, las imágenes de animales de las cuevas muestran el deseo de la caza eficaz y la consiguiente sensación de seguridad que otorga la obtención de alimento.

En este sentido, todas las artes tienen su origen en la primera obligación del hombre encarnado: la de defenderse en los tres planos del mundo real. Sólo después de acabado el rito, logró tomar conciencia de la gratuidad del arte a través del juego de formas, sonidos, colores y movimientos, y elevar su magia, hasta intentar comulgar por medio de ella con el gran alma del mundo, a la que los hombres llaman “Dios”.

Entonces, diremos que la magia particular se ha elevado a un nivel general y que las formas artísticas nos conectan con lo Universal. Cuando eso sucede, lo llamamos “arte”.

SÍMBOLOS ESOTÉRICOS

Los símbolos esotéricos son la representación gráfica de mensajes ocultos, misteriosos, reservados a unos pocos iniciados o adeptos, y su simbolismo suele ser muy complejo, por lo que contienen diversos significados, tanto mágicos y religiosos, como otros más universales o propios del grupo, secta o movimiento al que correspondan.

Cada uno de estos símbolos esotéricos representa el entorno que rodeaba a quienes los crearon, un contexto rico y lleno de múltiples significados. Descubrirlos supone conocer la historia de una cultura y civilización.

IMÁGENES Y CULTURAS

A continuación, una breve síntesis de los símbolos esotéricos más conocidos. Cada una de estas imágenes es un complejo de significados. Podemos encontrarlas solas, o bien, junto a otros objetos, así como de edificios, catedrales, columnas, paredes, capiteles, cuadros, altares, libros, joyas, piedras y un sinfín de elementos.

La Estrella de David

Es un potente símbolo de la identidad judía, a la vez que una imagen universal, cuyo hexagrama representa la interacción de lo Divino con lo terreno. Tiene fuertes vínculos con la Kabalah y, algunas veces, se la denomina “El Sello de Salomón”, o “La Estrella de la Creación”.

La Rosacruz

Imagen en la que aparecen dos símbolos potentes: la rosa y la cruz. Constituye un importante emblema de la tradición occidental del Misterio, originaria de los Rosacruces, que incorpora elementos de la Kabalah, la Alquimia, la Astrología y el esoterismo cristiano (gnosticismo), entre otros.  Cada Rosacruz contiene otra Rosacruz en su interior, simbolizando el microcosmos que refleja el macrocosmos. En ella encontramos, además, un ordenamiento de los elementos alquímicos principales, tales como el mercurio, el azufre y la sal. Estos tres elementos son esenciales en el estudio de la Gran Obra alquímica, ya que se constituyen como la divina trinidad del proceso de búsqueda de la Piedra Filosofal u objeto primordial.

El Ichthys

Término proveniente del griego que significa “peces”, es un símbolo comúnmente asociado con el cristianismo. Pero, no sólo ocultó durante el Imperio Romano una declaración de la fe cristiana, sino también el hecho de que el cristianismo tuvo lugar astrológicamente durante la Era astrológica de Piscis.

La Lemniscata

O signo del infinito, parece un ocho dispuesto en sentido horizontal. Fue utilizado por primera vez en 1694 por el matemático inglés Jakob Bernoulli para representar el infinito. Espiritualmente, es un símbolo de eternidad y de poderes altamente espirituales. El Mago de la baraja del Tarot suele ser representado con una lemniscata sobre su cabeza, significando las fuerzas divinas que intenta controlar.

La Espiral

Es una forma natural y un antiguo símbolo místico, que se produce en las conchas, las galaxias, el ADN, los remolinos y otros innumerables objetos. En dos dimensiones, una espiral es una curva que gira alrededor de un punto fijo, aumentando o disminuyendo de manera continuada la distancia respecto a ese punto. Esotéricamente, representa la evolución y la transformación del yo, así como las fuerzas y patrones subyacentes a la creación de la vida.

La Triqueta

O tres esquinados, es un símbolo pagano que representa vida, muerte, y renacimiento, así como las tres fuerzas de la naturaleza: tierra, aire y agua. Los tres círculos internos representan el elemento y la fertilidad femeninos. El simbolismo cristiano otorgado a la Triqueta representa la trinidad santa: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, mientras que el círculo intacto simboliza la eternidad. La naturaleza entretejida del símbolo denota la indivisibilidad y la igualdad de la trinidad santa. Fue usada en el arte gótico y celta.

LAS CATEDRALES GÓTICAS, EJEMPLO DE SUPERPOSICIÓN

Quizá, no exista arte sin expresión simbólica y, en ese sentido, las figuras geométricas juegan el papel más directo de la expresión y  la manifestación simbólica a nivel plástico.

La mayoría de los símbolos esotéricos mencionados se encuentran en el arte gótico, especialmente, en las catedrales. El movimiento cultural y artístico que se ha denominado “gótico” se desarrolló desde la segunda mitad del siglo XII (1100) hasta el primer tercio del siglo XVI (1500).

Coincide, históricamente, con el nacimiento y crecimiento de las ciudades, así como con el surgimiento de los diversos gremios de artesanos y comerciantes, quienes darán origen a una nueva clase social: la burguesía.

El nacimiento de esta nueva clase supone una mentalidad más laica, menos religiosa a ultranza, como la que domina casi toda la Edad Media. Asimismo, en el plano filosófico e intelectual, comienzan a rescatarse a los antiguos clásicos griegos, entre los que emerge con gran fuerza Aristóteles, modelo que tomará Santo Tomás de Aquino. Por otro lado, van calando en la sociedad las enseñanzas de San Francisco de Asís, creador de una secta de carácter místico que exaltaba el amor por la naturaleza y el respeto por todos sus seres (animales y plantas), lo que influyó en un progresivo retorno al “naturalismo” en las formas del arte gótico.

Características esotéricas del arte gótico

El arte gótico es un ejemplo de arte esotérico. Así, destacan entre sus características más notables, tres, cuyo simbolismo religioso y esotérico es muy claro.

  • Verticalidad: Los edificios tienden a la altura. Simbolizan “la ascensión”, la elevación de lo terreno a lo divino.
  • Luminosidad: Todos los espacios interiores son muy luminosos y llenos de colores diversos. Esta luminosidad coloreada pretende representar las sensaciones de una Jerusalén celestial. La luz y los colores son también utilizados para crear un ambiente de gran fuerza e impacto sobre el espectador, es decir, era una forma visual y efectista de influir sobre los fieles que acudían a las iglesias.
  • Naturalismo: Los elementos escultóricos aplicados en esta arquitectura suelen ser bastante naturalistas. Así pueden observarse: follajes, hojas y animales en la decoración de los capiteles.

El Rosetón

Es uno de los elementos más comunes en las catedrales góticas. Se trata de una vidriera circular de gran tamaño, calada con adornos  de piedra. El rosetón gótico es un símbolo de la “rosa”, una imagen llena de significados misteriosos, que muchas sectas de origen cristiano hicieron suya. En un sentido moderno, representa lo que el famoso psicólogo suizo Carl G. Jung llamaba selbst o “sí-mismo”, es decir, la completa y perfecta intregración de la personalidad de un sujeto.

Por otra parte, el simbolismo de la “rosa” se conjuga con otro fundamental: el de la “rueda”, presente, por ejemplo, en la “rueda zodiacal”. Todos estos símbolos tenían como función encender el alma e iluminar el espíritu.

EL SIMBOLISMO DE LAS CRUCES

Un arquetipo (de arque, “origen, fuente primordial”, y “tipo”, que significa copia, impresión o forma) es la manifestación de algo fundamental, un principio que rige a toda la humanidad desde su origen.

Los símbolos, a través de sus diseños, “copian” y manifiestan concretamente los atributos de distintos principios arquetípicos de nuestros orígenes.

El simbolismo no fue algo inventado por los hombres, surgió naturalmente de la necesidad de expresión que trasciende las limitaciones de las palabras y que expresa, sin embargo, un lenguaje que puede ser comprendido por todos.

Debido a su carácter arquetípico -es decir, como modelo universal-, son un lenguaje internacional que aparece, tanto en las sociedades desarrolladas, como en las culturas primitivas. En el caso de la cruz, si bien lo más difundido es asociarla al símbolo cristiano que representa la crucifixión de Jesucristo para salvar al mundo, se ha descubierto que, como símbolo universal, también existió en otras culturas, incluso, en las prehistóricas.

Y, si bien es un símbolo único, adquiere diferentes connotaciones según la cultura que lo posea. Del mismo modo, la cruz (como cualquier otro símbolo) actúa tanto a nivel exotérico (común, accesible a todos) de forma inversa, es decir, esotérica (oculta, reservada). Develar el lado esotérico de la cruz nos ayudará a identificarnos con ese símbolo y utilizarlo para protegernos contra todo mal.

Cruces y Rosas

Los Rosacruces son una sociedad secreta emparentada con las logias masónicas, cuya doctrina filosófica, según se dice, se inició en la época del Faraón de Egipto Tutmosis III, alrededor del año 1500 A.C. Su fundador fue Christian Rosenkreutz y el nombre de la orden deriva de su nombre (cruz de rosas).

El emblema de los Rosacruces es una cruz con una rosa en el centro. La cruz no es para ellos un símbolo de sufrimiento. Significa la evolución del hombre, su constitución presente y su desarrollo futuro. El brazo superior de la cruz representa al hombre. El inferior, al reino vegetal. Entre los dos, está el reino animal. La rosa central representa la capacidad generativa de los tres órdenes.

Los elementos de la cruz

Existen varias formas de trazar una cruz. Básicamente, se trata de dos líneas perpendiculares que se cruzan en un centro. ¿Cómo es posible que esta figura arquetípica haya estado presente en pueblos tan disímiles y lejanos, como los fenicios, los persas, los etruscos, los romanos, los celtas, y los pueblos de América?

Aunque su verdadero significado sea un enigma para la humanidad, desde lo esotérico, existe una explicación. La cruz simboliza los cuatro elementos (Tierra, Agua, Aire y Fuego) y los cuatro reinos (Mineral, Vegetal, Animal y Humano).

El punto de intersección de las líneas vertical y horizontal es la   zona donde se forma una encrucijada entre el poder espiritual (superior) y el poder material (inferior, entre el microcosmos (lo pequeño y humano), con el macrocosmos, lo grande (cósmico o divino).

Por ello, la cruz es un gran símbolo que representa la totalidad, la unión del hombre con lo divino, el nexo entre la sabiduría de lo material con la espiritual de Dios.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *