Magia lunar: Rituales atrae dinero con luna creciente

Esta fase lunar es ideal para eliminar todo tipo de trabas que impiden que acrecentemos nuestra prosperidad y bienestar económico.

La Luna tiene una gran influencia sobre la Tierra y sus habitantes. Ella no sólo actúa sobre las mareas y los cultivos, sino también en nuestras propias vidas, influyendo en nuestros estados de ánimo, decisiones y nuestra suerte.

Este satélite natural nos envía, en cada una de sus fases, diferentes energías que si sabemos canalizar y aprovechar bien, pueden emplearse constructivamente para obtener salud, dinero y amor o lo que estemos buscando.

Trabajar con la Luna implica conocer cuáles son sus cambios de fase, cómo  se comporta en cada período y qué es lo mejor por hacer.

LAS FASES LUNARES

A lo largo de cada mes, la Luna va cambiando su apariencia debido a su movimiento alrededor de nuestro planeta y a los cambios que éste produce en la sombra que proyecta  la Tierra sobre la superficie del satélite.

Las fases son 4: Luna Llena, Menguante, Nueva y Creciente. En esta nota nos dedicaremos a la fase Creciente, ya que es un período en el que las cosas aumentan, se expanden, crecen las empresas, la fortuna y el poder adquisitivo si sabe aprovecharla.

Practicar la magia lunar nos permitirá aprovechar los influjos de este astro y modificar nuestra situación económica.

RITUAL DE LA DONCELLA

Actualmente, solo algunas religiones paganas, como la Wicca, continúan venerando a la Diosa Luna, símbolo por excelencia de lo femenino, de la fertilidad, la maternidad entre otros atributos.

La Luna es el poder de las mujeres quienes antiguamente llevaban los calendarios de acuerdo con las fases y elaboraban los ciclos menstruales de preñez, cosechas, etc.

Pero, con el avance de la civilización y la generación de nuevas sociedades, la Luna y su culto quedó relegado solo a poetas y soñadores. Sin embargo, su influencia es real sobre nosotros y nadie puede escapar a ella.

Si desea lograr una conexión fuerte con este satélite, prepare este ritual de la Luna Doncella (Cuarto Creciente) y realícelo durante esa fase. (Ver recuadro del Calendario Lunar)

Necesitará:

Velas: blanca, naranja, gris, violeta, verde y roja
Aceite de sésamo
Brillantina dorada

Procedimiento:

Una noche de Luna Creciente, trace una estrella de cinco puntas en la tierra si está al aire libre o en un plato colocado en el suelo si está en el interior de una habitación.  Mezcle el aceite con la brillantina y unja las velas, acariciándolas con el aceite desde sus bases hacia sus puntas.

Encienda primero la vela blanca, que será su vela astral y lo representará. Colóquela en el centro de la estrella. A continuación, encienda las velas en el orden que indicamos anteriormente. Vaya ubicándolas en cada punta de la estrella y diga la frase que corresponde a cada una, según el siguiente detalle:

Vela naranja (atrae dinero): “Esta representa la fortuna que está llegando a mí. Le doy la bienvenida”.

Vela gris (atrae  la influencia lunar): “Le doy la bienvenida a la Luna Creciente. Ella neutralizará mi mala suerte y atraerá la prosperidad a mi vida”.

Vela violeta (transmuta lo negativo en positivo): “Agradezco la fortuna que está llegando a mí. Abro mis brazos para recibirla”.

Vela verde (aleja la mala suerte): “Esta es mi mala suerte, y como la cera se derretirá ante los rayos plateados de mi protectora, la Diosa Lunar”.

Vela roja (atrae el cambio repentino): “Esta es la energía astral que necesito para acelerar el cambio”.

A su término, dejar que las velas se consuman totalmente y despachar los restos en agua corriente.

CELEBRACIÓN GRIEGA DE LA PROSPERIDAD

Los antiguos griegos realizaban, durante la Luna Creciente, una celebración para erradicar la pobreza y atraer la prosperidad económica. Consistía en preparar un altar casero y poner sobre él una bandeja plateada con tres monedas (las de mayor valor), un cuenco con sal (el poder material), un cuenco con aceite (el vehículo) y una rama de menta (o hierbabuena).

La noche en que la Luna cambia a Cuarto Creciente se toma una vela de color dorado, se recubre totalmente con el signo pesos ($) con la ayuda de una aguja y se enciende  en la bandeja, al tiempo que se dice lo siguiente: “La Divina Providencia me otorga prosperidad. La Luna Creciente me libera de mis carencias. El universo entero desea mi bienestar y yo me uno a él para agradecerle”.

PARA INICIAR UN NUEVO RUMBO ECONÓMICO

Muchas veces fracasamos en los intentos de poner un negocio, hacer determinado trabajo o tener un empleo bien remunerado. Debemos cambiar el rumbo, pero nos falta decisión, fuerzas o no sabemos hacia dónde ir.

Entonces, es el momento de ofrecer nuestras preocupaciones a la Luna para que las disipe y nos marque el camino. Espere a que entre en esa fase, vístase de blanco, vaya a un lugar abierto y realice el siguiente ritual:

Tome con la mano izquierda un portavelas con una vela blanca encendida y con la mano derecha un cuchillo que jamás haya sido usado.

Diríjase al Norte y diga: “Que la estrella del Norte se lleve mis problemas económicos y laborales”.

Diríjase  luego hacia el Sur y diga: “Que mis inseguridades y dudas se disipen”.

Apunte con el cuchillo hacia el Oeste y diga: “Que los obstáculos que me impiden avanzar se derrumben”.

Apunte después al Este y diga: “Que la Diosa Blanca lave mis problemas y me conceda su bendición”.

Finalmente, clave el cuchillo en la tierra, eleve los brazos hacia la Luna y diga: “Pondré prudencia y paciencia para que cambie mi futuro. Un nuevo comienzo se inicia hoy bajo tu protección, Doncella de la Noche”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *