Palillos Chinos de la buena fortuna

Los orientales son conocidos por su misticismo y su capacidad para predecir el futuro. Desde tiempos remotos, esa cultura se abocó a tratar de prever los designios del porvenir. Una de las formas hermosas que utilizaron para este fin es el juego de los palillos de la fortuna. Un elegante método de adivinación que, por suerte, ha llegado hasta nuestros días y cada vez tiene más adeptos.

Si bien su origen no está claramente determinado, lo que si es seguro es que en el lugar que más se practica es en Wong Tai Sin, un templo taoísta de Hong Kong muy conocido por sus poderes adivinatorios y su energía mágica para atraer la fortuna. Por esa razón, el templo actualmente es un gran centro turístico al que millones de personas de todo el mundo acuden año a año para prever su futuro y tratar de alcanzar la prosperidad.

Los palillos de la fortuna, “qiuqian” (o “kau cim” en cantonés), consisten en un mágico cubilete de madera que en su interior tiene unos palillos también de madera (en general de bambú), similares a los que usan los chinos para comer, sólo que cada uno tiene un número que se relaciona con un poema, verdadero mensaje para el futuro. Su utilización es muy simple.

En primer lugar, se hace mentalmente una pregunta al cielo. Luego, se toman los sesenta y cuatro palillos y se colocan en su recipiente sagrado. Una vez ahí, se agita el vaso hasta que uno de los palillos se caiga. Si cayera más de uno, se debe repetir la operación. Claramente, sólo podemos tener un mensaje del futuro en este método adivinatorio. El palo que caiga tendrá un número que se corresponderá con un antiguo poema que hable del porvenir y la fortuna.

Éste puede ser interpretado por la propia persona o, si lo desea, por un monje especialista, de los tantos que hay en la zona.

Lo bueno, además, es que en Occidente también podemos aprovechar este método de adivinación. Actualmente, hay muchos de su tipo en el mercado, y todos vienen en paquetes muy elegantes, que contienen sesenta y cuatro piezas, un agitador de madera que se utiliza para la buena suerte y una guía ilustrada que contiene los poemas adivinatorios.

Habrá que ver qué nos vaticina el destino según la antigua sabiduría oriental. ¡No deje de probarlo!

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *