Impotencia y frigidez: Soluciones esotéricas

Aunque pocos lo admiten, las dificultades sexuales invaden la intimidad de miles de hombres y de mujeres. Aquí encontrará varias opciones para poner en práctica, ya sea a solas o en pareja.

M  uchas veces, se generalizan los problemas sexuales bajo el nombre de impotencia y frigidez. Como si toda complicación o inconveniente en ese ámbito se redujera a estos. Sin embargo, son sólo dos de los trastornos más comunes, pero no los únicos. Por esta razón, para comprender mejor de lo que se está hablando y ahondar nuestro conocimiento, debemos empezar por establecer claramente sus definiciones. De esa forma, podremos entender mejor la problemática.

  • Impotencia: La impotencia masculina o disfunción eréctil es la incapacidad de conseguir o mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria. Existen una serie de factores que favorecen o propician su aparición: diabetes, hipertensión, consumo de tabaco y alcohol, colesterol alto, algunos remedios y depresiones. Cuando no hay ningún problema físico que la justifique, se dice que sus causas son psicológicas, la más común es la ansiedad (provocada por el miedo a no conseguir una erección, a no satisfacer correctamente a la pareja, etc.).
  • Frigidez: La frigidez o imposibilidad de lograr el coito u orgasmo también tiene determinantes físicos y psicológicos, siendo estos últimos los más comunes. A veces, si la mujer tuvo una educación represiva o no fue informada correctamente desde pequeña, no se atreve a solicitar la estimulación que necesita. Otras, puede deberse a la ignorancia por parte de su pareja, que no sabe cómo erotizarla y entonces la monotonía provoca falta de deseo y imposibilidad de percibir el placer.

En ambos casos, lo mejor es que consulten con un médico para descartar un inconveniente físico y, una vez desechada esta posibilidad, iniciar una terapia sexual que aborde todos los aspectos de esta compleja problemática.

A continuación, les acercamos algunos rituales muy buenos para superar estos problemas y comenzar a vivir una vida sexual plena y profundamente satisfactoria. ¡Aprovéchenlos, son muy efectivos!

Fórmulas para hombres y mujeres

  • OPCIÓN 1: Para Solas y Solos

Ritual con piedras

Sirve para estimular el deseo erótico cuando los encuentros se ven amenazados por el cansancio,  el desgano producto de intensas actividades previas o las presiones laborales.

  • Junte una buena cantidad de piedras. Pueden ser de cualquier tipo. Eso sí, deben gustarle, ya sea por su forma, color o tipo de textura. Además, debe lavarlas. No profundamente, pero sí, al menos, enjuagarlas. Colóquelas en un recipiente de mimbre o cerámica y déjelas muy cerca de la cama donde se producirá el encuentro con la pareja.
  • Otra forma de utilizar las piedras es llevarlas durante el día lo más cerca de los genitales (por ejemplo, en el bolsillo de un pantalón). Por la noche, deberá enjuagarlas con agua y sal marina, y dejarlas secar al sol. De esa forma, su poder será superior.

Mezcla afrodisíaca

  • Tome 7 almendras y tritúrelas hasta convertirlas en un polvo fino.
  • Lave y pele 7 ajos e introduzca las almendras y los ajos en un vaso con miel. Recuerde que el poder del ajo mejora la circulación sanguínea y combate la impotencia y la frigidez.
  • Dejar reposar la preparación durante 7 días. Si lo desea, puede prolongar el reposo por diez días; su poder será más fuerte
  • Lo ideal, pasado este tiempo, será tomar una pequeña cucharada diaria.

Conjuro contra la frigidez

  • Coloque en un plato 2 cucharadas de limadura de hierro y rocíelas con agua y vinagre. Deberá dejarlas al aire libre hasta que se oxiden y, posteriormente, triturarlas con un martillo.
  • Luego, introduzca las limaduras oxidadas en un tubo de cristal y pegue un imán en la boca del tubo con una cinta adhesiva. Déjelo así durante una semana. Durante este tiempo no lo toque.
  • Mezcle la limadura con una cucharada de azúcar, 3 nueces picadas y tres hojas de ruda.
  • Guarde todo en una cajita de tela y colóquela debajo el colchón del lado en el que duerme la mujer. Deberá dejarlo así hasta que sienta el efecto del hechizo y comience a disfrutar de su sexualidad de una forma plena y placentera.
  • OPCIÓN 2: Rituales en Pareja

Hechizo con perfume

  • Derrame 2 gotas de su perfume y del de su pareja en un vaso con un poquito de agua. Revuelva. Luego, rocíelo sobre las sábanas y las cortinas de la habitación.
  • Encienda una vela de color rojo e inserte una aguja a unos 5 centímetros de la mecha.
  • Siéntese en la cama con el ser amado y observen cómo se consume la vela. Concéntrense en lallama.
  • A medida que la vela se vaya derritiendo, el hombre irá recuperando su energía sexual y sensualidad será más efectiva.
  • Dejen que la vela se termine de consumir y prepárense para comenzar el juego amoroso.

Magia estimuladora

Las siguientes sugerencias son muy sencillas, prácticas y rápidas. Sirven para activar el deseo sexual de la pareja. Pruebe y aproveche sus extraordinarios beneficios.

  • Báñense -por separado- con agua perfumada y aceites esenciales. Prolonguen el baño, sin apuro, cuanto lo sientan necesario. Pónganse ambos una túnica roja limpia, sin usar ropa interior.
  • Escriban con una aguja sobre una vela rosa (cada uno deberá tener la suya) los motivos por los que quieren tener mayor deseo sexual.
  • Unten cada una de las velas con aceites esenciales y enciéndalas a continuación. Digan en voz alta los motivos por los que quieren tener mayor deseo sexual. Simultáneamente, llamen a cualquier Diosa de su elección mirando la llama de la vela.
  • Enciendan un incienso de rosa, cada uno por separado, y comiencen a estimularse sexualmente, bien solos o el uno con el otro.
  • Mientras lo hacen, mantengan en su mente la idea firme de lo mucho que les gustaría sentirse así SIEMPRE. No busquen el orgasmo. Simplemente, acérquense uno a otro, una y otra vez, haciendo pausas para tomar y comer. En esto, es muy importante la tranquilidad.
  • Después de tres a seis horas de esta estimulación sexual, táctil, olfativa y gustativa, pueden tener orgasmos o simplemente dejar que la excitación se desvanezca. Aquí la decisión corre por su cuenta.
  • Agradezcan a su Diosa por haber recibido estos placeres y báñense con aceites esenciales. Tomen los pétalos de rosa, pásenlos por la llama de la vela y guárdenlos en la bolsa de franela. Pongan la bolsa debajo de la cama. Dejen que la vela se consuma totalmente.

Realicen el hechizo una vez al mes, durante el tiempo que sea necesario. Cada vez, traten de ir perfeccionando los rituales de amor. Asegúrense de dar siempre las gracias a la Diosa que hayan seleccionado para que provea la pasión y el placer.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *