¿Es verdad que tenemos un doble?

Sí, encontrarnos con alguien igual a nosotros es posible. Imagine, lector, que está leyendo cómodamente la revista extra de Predicciones. De pronto, levanta la vista y… ¡alguien igual a usted está sentado a su lado! Conozca uno de los grandes misterios esotéricos.

Para algunos, los dobles sólo son producto de la mente humana. Para otros, existen y están entre nosotros. Como otros conocimientos que escapan a la razón humana, a lo que el hombre puede determinar como real; la posibilidad de que habiten este mundo dos personas iguales o, al menos, un hombre y su representación animada idéntica, ha sido objeto de innumerables teorías. Sin embargo, nadie pudo dar una respuesta definitiva. En esta nota, trataremos de echar luz sobre el enigmático tema del doble.

Diferentes concepciones

El tema que nos atañe es tan amplio y complejo que conviene, antes de continuar avanzando, hacer algunas aclaraciones. En principio, es importante destacar que, históricamente, al doble se lo denominó “doppelgänger”. El vocablo, de raíz alemana, fue acuñado por el novelista Jean Paul en 1796. Está conformado por la conjunción de dos términos: doppel, que significa “doble”, y gänger, “andante”. Su traducción literal sería: “el que camina al lado”.

Por otra parte, bastaría pensar un poco acerca del tópico que estamos abordando para descubrir sus innumerables posibilidades de realización. Por tanto, se hace necesario precisar que el tema del doppelgänger será pensado desde dos perspectivas.

Por un lado, la posibilidad de que existan dos personas físicamente iguales, con esta mirada el tema fue bastante desarrollado por la literatura. Por otro, la posibilidad de que la presencia de una misma persona se manifieste en lugares diferentes al mismo tiempo. En este último caso, haremos referencia a la bilocación, fenómeno que se manifestó principalmente en personas religiosas. Una última aclaración. Cuando hablamos de un doppelgänger, nos referimos a su existencia en este mundo. Es decir, no abarcamos la posibilidad de su existencia en universos paralelos o realidades desconocidas, lo cual entraría en otras especulaciones que actualmente son materia de estudio en diferentes áreas de las ciencias.

UN ENIGMA MUY LITERARIO

La literatura aprovechó ampliamente el tema del doble. Propuso variantes, justificaciones, existencias posibles. Es que el tema es tan intrigante y da lugar a tanta especulación, que lo extraño hubiera sido que no se ocupara de él.

Entre los relatos más memorables, se encuentra “William Wilson”, precioso texto de Edgar Allan Poe. En este cuento, su personaje principal descubre a temprana edad la existencia alguien parecido a él. Con el correr del tiempo, mientras el propio William Wilson crece y se va convirtiendo en una persona cada vez más oscura: viciosa, egoísta, ambiciosa; su doble, moralmente opuesto a él, comienza a buscarlo y a perseguirlo con más asiduidad. Wilson miente, y su doble se lo señala. Wilson estafa y su doble lo delata. Ambos son dos caras de una misma moneda que se repelen y niegan su unidad. Por tanto, el desenlace no puede ser sino impresionante.

En este sentido, podría decirse que para el autor norteamericano la existencia de un doble es posible en un sentido psicológico: como manifestación de la propia conciencia. Otros autores que trabajaron el tema fueron Borges, Nabokov, Cortázar y Dostoievski, entre otros muchos más. En cada caso, ese doble adquiere características más siniestras, sobrenaturales o metafísicas.

¿EMILE SAGÉE O SU DOBLE?

A lo largo de la historia, hubo muchos casos de doppelgänger. Sin embargo, ninguno pudo ser comprobado fehacientemente y todo quedó en rumores. Entre los más conocidos y misteriosos se cuenta el de Emile Sagée, una extraña maestra europea. Según narra la historia, en 1845 Emile fue contratada para dictar clases en un colegio de chicas. Al principio, todo transcurrió normalmente. Pero, poco a poco, comenzaron a producirse diferentes fenómenos que llamaron la atención.

El primer detonante fueron algunos malentendidos. A veces, mientras que algunas alumnas afirmaban haber visto a la maestra a una hora, otras decían que habían estado con ella en otro lugar del colegio y al mismo tiempo. Sin embargo, todos atribuyeron las percepciones a confusiones. Con el correr del tiempo, las diferentes apariciones se pronunciaron y del asombro se pasó al temor. La gran sorpresa se produjo cuando las alumnas vieron a las dos Emile Sagée juntas: mientras una escribía, la otra observaba con atención a su doble.

Luego, las apariciones cesaron. Pero bastó una última y poderosa para dar por finalizada la historia: Una tarde, mientras la maestra estaba en el jardín recogiendo flores, su doble permanecía quieto dentro del aula, sentada en una silla. Entonces, las alumnas más valientes se atrevieron a acercarse y a palparla. Presentaba cierta resistencia al tacto, como si fuera una fina tela que cedía y podía atravesarse sin problemas. El terror ganó la partida. Emile Sagée -¿cuál de las dos habrá sido?- fue expulsada del colegio. Nunca más se supo nada de ella.

¿CÓMO SE PUEDE ESTAR EN DOS SITIOS A LA VEZ?

Hasta aquí nos referimos a dos entes iguales que, en cierto sentido, poseen sus propias energías. Ahora nos adentraremos en un terreno diferente, la bilocación. Se la puede definir como la presencia simultánea de una misma persona en dos lugares diferentes, generalmente, producto de fuerzas desconocidas.

Se han dado numerosos casos de bilocación, principalmente, de santos. Los más notables son: el Papa San Clemente, San Francisco de Asís, San Antonio de Padua, Santa Ludwina, San Francisco Javier, San Martín de Porres, San José de Cupertino, San Alfonso de Ligorio, San Juan Bosco y, recientemente, el Padre Pío. No hay ningún otro fenómeno de la mística tan extraño como éste. Se han formulado muchas teorías; pero ninguna de ellas ha logrado producir una luz definitiva en torno a éste fenómeno.

Santo Tomás de Aquino enseña que la presencia de un mismo cuerpo en dos lugares diferentes es imposible: la materia ocupa unas dimensiones específicas, por tanto, no puede ocupar diferentes lugares simultáneamente. Sin embargo, sí puede ocurrir que, mientras un cuerpo está en un lugar, en otro se encuentre una representación del mismo. Ésta puede darse ‘sobrenaturalmente’ (por intervención divina) o ‘preternaturalmente’ (por intervención diabólica). Esta explicación no ofrece ninguna dificultad y es una de las más aceptadas por los especialistas.

TIPOS DE BILOCACIÓN

  • Bilocaciones sobrenaturales: Son propiciadas por Dios. Pueden ser puramente espirituales o completas. Cuando se realiza únicamente en espíritu, la presencia de la persona es física en el punto de partida y puramente representativa en donde tiene lugar la aparición. Cuando la bilocación se hace en cuerpo y alma, la presencia del sujeto es física allí donde está el cuerpo y representativa en el sitio que la persona abandona.
  • Bilocaciones preternaturales: El fenómeno bilocativo puede tener, sin duda, un origen preternatural o diabólico. El demonio puede perfectamente realizar una representación de una persona con fines oscuros. El contexto y las circunstancias que acompañan a esas bilocaciones será el criterio diferencial para distinguirlas de las sobrenaturales, de acuerdo con las normas y reglas del discernimiento de los espíritus.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *