Alquimia de la riqueza: Use el poder de los metales para ser próspero

En esta nota, encontrará antiguos secretos alquímicos para convertir simples objetos metálicos en elementos capaces de atraer riqueza a su vida.

Muchos de los importantes inventos que permitieron el avance de la humanidad no se habrían podido llevar a cabo sin el uso de los metales. Oro, plata y cobre fueron utilizados desde la prehistoria. Al principio, sólo se recurría a los que se encontraban fácilmente en estado puro, pero paulatinamente se fue desarrollando la tecnología necesaria para obtener nuevos metales, calentándolos en un horno (aleación).

Presentes en la construcción, en los utensilios de uso cotidiano, en herramientas y joyas, los metales son recursos de prosperidad y riqueza. Los alquimistas del la Edad Media experimentaron arduamente en sus laboratorios con la manipulación de estos elementos. Uno de sus objetivos era la transformación de metales innobles, como el plomo y el cobre en metales preciosos, como la plata y el oro. Trataron de crear a partir de ellos una sustancia que fuera capaz de curar todas las enfermedades y de conseguir la inmortalidad. La creencia más extendida afirmaba que esta sustancia, puesta en un metal innoble como el hierro, mediante el proceso de fusión, sería transformada en oro. Derivados de aquellos conocimientos, le enseñamos a usar el poder energético de los metales para atraer a su vida la buena fortuna.

AMULETOS Y TALISMANES METÁLICOS

Muchos objetos de buena suerte y protección están hechos en metal: campanas, medallas, pentáculos, crucifijos, talismanes con símbolos grabados, he-rraduras. Otros tantos elementos metálicos están presentes en rituales como ser los clavos, alfileres o cuchillos.  Todo objeto de metal confiere solidez, prestigio y fortaleza. Siempre debemos mantenerlos limpios y brillosos. Por la Ley Universal de Atracción, estos objetos de valor atraen objetos de fortuna, nuevos recursos para la prosperidad. Siempre es bueno estar rodeado de ellos y cuidarlos.

Éstos son algunos de los más populares:

  • HERRADURA: consiga una de metal, lústrela con esponja de acero, úntela con betún o pomada para zapatos. Coloque esta herradura en un lugar seguro, donde guarde su dinero. Ponga los billetes en una bolsita con algunos imanes y colóquela en el lado interno de la herradura para que desde allí sus valores sean custodiados y atraigan más billetes con la energía de la herradura.
  • CLAVOS: consiga tres grandes y dorados; si son plateados, puede darles una mano de pintura dorada. Asegúrese de que no estén oxidados. Ate con hilo dorado los tres clavos y guárdelos dentro de una bolsita de tela amarilla, agregue sal gruesa hasta llenar la bolsa y llévela en su bolsillo o colgada al cuello. Bésela diciendo: “Clavos dorados conviertan en oro los granos salados”.
  • LLAVES: símbolo por excelencia de apertura en la vida, siempre es de buena suerte tener un kit de llaves de metal antiguas, bien cuidadas y brillosas. Puede colgar varias de una varilla horizontal y armar un llamador de buena fortuna. Un artilugio es atravesar por el ojo de una llave antigua un billete de un dólar hecho un rollito. Se cuelga esta llave en el espacio de trabajo para abrir puertas que traigan dinero.
  • CAMPANA: son objetos de buen augurio, atraen alegría y prosperidad. No deben faltar las de metal en el hogar, grandes o pequeñas, no importa. Se coloca adentro de la campana dinero, monedas, joyas o el deseo de prosperidad escrito en un papel. Todos los días se levanta la campana y se hace sonar tres veces repitiendo: “Sonidos de bondad, campanas de abundancia, vibran en mi aire ondas de riqueza y prosperidad”.
  • MEDALLAS Y DIJES: en plata, oro, o aleaciones de metal, existe gran variedad en el mercado que se han usado de generación en generación.

Los favoritos para atraer prosperidad son: los dijes con forma de araña: ideales para tener suerte en los negocios, el pez que simboliza el alimento, la herradura que atrae buena suerte, la llave para abrir puertas, la rueda rúnica de la fortuna, el cuerno de la abundancia, el buda feliz, el cofre de los sueños (un colgante en cuyo interior ponemos un deseo), la figura del dios hindú Ganesha, y las famosas monedas chinas de la fortuna.

RITUALES CON METAL

Necesitará tiempo para este trabajo que consiste en realizar un pulido de los objetos metálicos del hogar y el negocio. Puede dividirlo en varios días, durante cada jornada deberá dejar relucientes, picaportes de puertas, cerraduras y cacerolas de toda la casa, también ceniceros y portarretratos de metal.

Detallamos a continuación las mezclas caseras a usar para cada metal:

  • COBRE: espolvorear bicarbonato sódico o sal gruesa sobre medio limón y frotar el cítrico contra la pieza de cobre. Dejar actuar quince minutos y retirar con agua y esponja. Luego, lustrar con un paño suave.
  • PLATA: frotar pasta de dientes con un cepillo de cerdas duras sobre todo en las zonas más oscuras. No se debe abusar de este método, porque puede corroer el material. Una alternativa ecológica es limpiar con la parte interna de la cáscara de papa.
  • ORO: las joyas de oro recuperarán todo su brillo si se limpian con el zumo de una cebolla. Hay que permitir que el líquido actúe durante unas horas antes de abrillantar.
  • LATA: lo mejor es hacer una pasta mezclando a partes iguales limón y sal o vinagre y bicarbonato, y con ella repasar a fondo la superficie.
  • CROMADOS: para los objetos cromados que han perdido brillo, debe utilizarse vaselina. Se repasan con un paño de lana y, a continuación, se lavan con agua caliente y se abrillantan hasta secarlos. Si los cromados están muy sucios, hay que preparar una pasta de bicarbonato y alcohol, que se aplica sobre la zona a limpiar. Una vez seca, se frota con un paño para eliminar el producto y dar brillo. Mientras limpia los objetos, debe repetir: “Limpio y brilloso, con tu reflejo seduces metales del universo que vienen hacia aquí en bienes, propiedades y dinero”. Luego de dejar actuar la pasta, en-cienda un incienso, coloque el trapo con el que va a lustrar sobre un manojo de dinero, cubriéndolo, y visualice cómo el dinero y los objetos materiales que necesita vienen a su vida, sienta que eso ocurre. Luego, tome el lienzo y saque brillo a los metales repitiendo el conjuro anterior, remate con la frase: “Bien limpio, brillante, siempre vamos hacia delante”.

Esponja de riqueza

Tome una esponja de acero, de esas que se usan en la cocina para limpiar cacerolas. Introduzca en ella monedas de uso corriente. Envuelva con un tul transparente para que las monedas no se escapen. Sumerja en agua con vinagre hirviendo durante 15 minutos. Mientras conjura repitiendo “Metales alquímicos trasmuten acero en dinero”. Deje enfriar y utilice esta esponja en bolsa para pulir cacharros y elementos de metal del negocio y de la casa.

Botella de polvos metálicos

Consiga una lima fuerte y con ella raspe objetos de distintos metales, cobre, estaño, plata, oro, acero, lata, hasta conseguir un montículo de polvo de metales, no es nesario mucho, con una cucharadita estará bien, en total. Introduzca con cuidado estas partículas en una botellita miniatura, de las que se usan para colgar al cuello. Tápela con corcho o cera de modo que nada pueda derramarse. Agite enérgicamente cerca de la llama de una vela amarilla conjurando: “Polvos metálicos, brillos secretos caídos del cielo, tenga en mis manos fortuna y dinero”. Lleve este amuleto colgado a su cuello, en la billetera o deje en su mesa de trabajo.

Talismán de símbolos alquímicos

Los alquimistas designaban los diferentes metales con los mismos símbolos que los planetas, y en muchos casos les daban también los mismos nombres; para decir oro, usaban Sol; para plata, Luna; para mercurio, Mercurio; para cobre, Venus; para hierro, Marte; para estaño, Júpiter; y, para plomo, Saturno. Las analogías se basaban en la relación establecida entre la alquimia y la astrología, y se fundan en aquella ley que la Tabla Esmeralda expresa con las palabras: “Lo de abajo es igual a lo de arriba”. Sobre una plancha de estaño o cobre cuadrada, pinte símbolos alquímicos con esmalte dorado o rojo. Una vez secos, pegue del revés un billete de un dólar. Barnice de ambos lados y, una vez seca, consagre a la luz de una vela amarilla, diciendo: “Sol en oro, Luna en plata, Mercurio y Marte, Venus cobrizo, Júpiter y Saturno, sean los siete en Uno”.  Cargue la placa, de ambos lados a la luz de una vela repitiendo el conjuro.

Consejos de la Bruja

La mayoría de los objetos de metal pueden tratarse con un simple paño humedecido en vinagre puro. Si son llaves, herramientas u otros elementos de hierro oxidados, mejor dejarlos un día sumergidos en refresco de cola gaseosa que eliminará todo resto de oxidación. Otro elemento útil para eliminar manchas de cualquier tipo de metales es el bicarbonato. En este caso, debe llenarse una taza con unos cinco dedos de agua, añadir una cucharada de sal y otra de bicarbonato y ponerlo a hervir. Cuando esté en ebullición, colocamos los objetos de metal y los dejamos hervir cinco minutos. Luego, se retiran, enjuagan y secan. Es un método ideal para limpiar cubiertos y utensilios de cocina.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *