Cartas de la pasión: Cómo expresar lo que siente

A la antigua y por carta, con letra prolija y perfume; con la rapidez del correo electrónico; personalmente y mirándose a los ojos; o con unas hermosas flores y una tarjeta llena de sentimiento. Formas hay miles, tantas como maneras de amar.

Para muchos adultos y, también, jóvenes tímidos, entablar relaciones y expresar sentimientos puede ser dificultoso, debido a prejuicios e inhibiciones. Por suerte, existen ejercicios y consejos para desarrollar estas capacidades que pueden ayudarlos, y mucho.

Las “habilidades sociales” son las que nos permiten comportarnos de la manera adecuada en cada situación, sabiendo elegir las palabras y el modo acertado de decirlas. Una persona hábil socialmente suele ser aquella que, por su modo eficaz, agradable y certero de expresarse despierta admiración y adeptos. En nuestra vida, existen muchas situaciones críticas que ponen a prueba nuestra aptitud de comunicar y, entre ellas, una de las más importantes es saber “decir lo que sentimos a quien amamos”.

Aquí, los consejos que necesita para que su próxima declaración de amor no lo sorprenda con manos sudorosas, la voz titubeante o expresiones torpes que despedazarían cualquier intento de conquista.

PÓNGALO POR ESCRITO

Si usted es definitivamente un romántico, o le da mucha timidez expresar sus sentimientos, puede elegir una antigua y valiosa vía de comunicación: escribirle.

Para hacer bien una declaración de amor:

  • Prepare un lugar tranquilo, ponga música sugestiva y, si es posible, tenga a mano una foto de la persona amada.
  • Piense en qué es exactamente lo que quiere transmitirle y hágase una idea mental de cómo desea hacerlo. Si no encuentra las palabras, lea textos que lo estimulen (poesía, libros de citas, etc.).
  • Cómo empezar: con lápiz y papel, o computadora a mano, comience. Lo primero es decir lo que siente, sin exagerar. No puede empezar con “Mi amada Marta”, si usted acaba de conocerla. Y, a la inversa, si realmente ama a Marta, dígaselo tal cual lo siente.
  • Cuide su ortografía: la prolijidad también atañe a cómo se escribe, no es lo central, pero es importante.
  • Sea natural: no use palabras extravagantes, sea simple y espontáneo.
  • Sea sincero: se puede ser franco sin caer en lugares o frases comunes.
  • Dé importancia a la caligrafía: si escribe a mano, texto más hermoso y menos frío que el impreso a máquina, tenga cuidado con este aspecto. Hacer buena letra es toda una metáfora de la dedicación en lo que se dice y cómo se dice.
  • Cómo terminar: sea coherente con el tono de la carta, no exagere ni tampoco oculte lo que siente. Varíe entre el “Con todo mi amor”, “Tuya, siempre”, al “Con todo mi cariño” por el otro.
  • Incluya un toque sensual: un poquito de perfume en la carta, usar un papel de calidad de un color hermoso, o una tinta especial, agregarán algo imborrable a su carta.

DECLARACIONES “CARA A CARA”

Una vez que la persona ha recibido sus mensajes, o si nunca lo ha hecho y prefiere el “cara a cara” directamente, llegará el momento en que la comunicación directa será inevitable para manifestar sus sentimientos. Aquí algunos consejos:

  • Defina previamente qué siente y cómo: sea sincero/a. No juegue frívolamente con los sentimientos de los demás. Si lo dice con sinceridad habrá dado el principal paso. Recuerde que el verdadero amor es paciente, amable, no presuntuoso, delicado, tierno… Puede practicar delante de un espejo el momento, para sentirse luego más seguro/a.
  • Con estilo propio: piense cómo le gustaría expresar a su pareja actual o futura sus sentimientos, caben todas las posibilidades, pero hágalo de forma en la que sea su estilo. Puede ser espontáneo o puede ser metódico, escribir una carta y decírselo en persona después, usar otro idioma y traducirlo luego, o llevarle bombones con la inscripción “te quiero”…
  • Que el momento sea especial: si planifica decírselo en un momento determinado, que sea ése un tiempo especial y hágalo de modo que resulte inolvidable: una cena romántica, un paseo a la luz de la luna… Después de un beso, un largo silencio… No se lo diga en un momento de pasión, será menos creíble para su pareja. Mientras le dice a su pareja que la quiere, mírela con dulzura a los ojos, y use un tono de voz pausado y suave.
  • Estar preparado para la respuesta: es importante que esté preparado para que la persona a la que se lo dice no le responda como usted esperaba. Y es fundamental mantenerse a la altura, sea simpático, encantador, aunque muestre su contrariedad, sonría y no dramatice. Contemple la posibilidad de que no le responda de inmediato… Muestre seguridad, y transmita siempre simpatía y buen humor.

LA PRIMERA CITA

No sólo comunicamos con el lenguaje verbal, nuestros gestos, postura corporal, nuestra vestimenta e imagen transmiten muchísima más información todavía y provocan efectos sorprendentes.

Así que, si se está por tener una cita amorosa, preste atención a:

  • La imagen: es indispensable estar bien higienizados y prolijos. Con ropa sobria, limpia y planchada, además de incluir algún detalle seductor pero sutil. Es muy importante sentirse cómodo con el vestuario.
  • La mirada: debe acompañar a la conversación con gestos, mirar a los ojos o a la zona superior de la cara ayuda a establecer el contacto y la cercanía; pero, si mira a su interlocutor de forma fija y dominante, provocará rechazo. A su vez, mirar poco al otro puede ser signo de timidez.
  • La sonrisa: casi siempre, denota cercanía, suaviza tensiones y facilita la comunicación. Pero, si el gesto sonriente expresa ironía o escepticismo, puede manifestar rechazo, indiferencia o incredulidad.
  • La postura corporal: los gestos del cuerpo expresan cómo se siente interiormente la persona según sea su manera de sentarse, de caminar… Se puede trasmitir: escepticismo (encogiéndose de hombros), agresividad (apretando los puños), indiferencia (sentándonos casi tumbados cuando alguien nos habla). La distancia física también indica proximidad emocional. Dos cuerpos cercanos expresan proximidad afectiva. Volver la espalda o mirar hacia otro lado es una manifestación de rechazo o desagrado. Un cuerpo contraído expresa decaimiento y falta de confianza en uno mismo; y un cuerpo expandido, todo lo contrario.
  • Los gestos: los que se producen con las manos y la cabeza acompañan y enfatizan lo que se comunica con la palabra o el silencio. Si tiende a mover las manos demasiado o si no sabe bien qué hacer con ellas, no las esconda; lleve algo pequeño como un llavero, una lapicera o algo que mantenga entretenidas y relajadas a sus manos, y evite por todos los medios llevarlas a la cara o al cabello. Recuerde que la cabeza en alto demuestra seguridad y convicción.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *