Cómo armar un espacio de relajación

Llegar a nuestro hogar y encontrar una atmósfera oxigenada es todo un bálsamo para olvidar los problemas cotidianos. Si en nuestra propia casa no podemos generar este espacio de bienestar… ¿Dónde si no?

No hay nada peor que encontrar desorden a la hora del reposo o simplemente no sentirnos confortables en el entorno que elegimos para tranquilizarnos.

Aunque lleve un rato recrear y mantener nuestro hábitat en armonía, el ejercicio de hacerlo vale la pena. No se trata de volverse  obsesivos con el orden y la limpieza, pero sí de conservar una armonía que nos permita recargarnos, descansar e incluso disfrutar de los quehaceres cotidianos.  Si usted por razones de convivencia no logra generar en toda la vivienda esta atmósfera,  procure encontrar al menos algún rincón del hogar donde hacerlo. Esa será su “centro de operaciones” para desintoxicarse y revitalizarse.

Consejos con buena vibración

Muchas veces tenemos sensaciones contrarias al relax y no sabemos porqué, y simplemente se deben a que el ambiente en el que estamos no es saludable o está muy cargado de vibraciones estresantes. A continuación, algunos consejos para crear ambientes adecuados.

  • Orden: Es lo principal para generar calma, basta con observar la forma de vida oriental. El desorden da siempre sensación de caos e influye en la desconcentración. Por eso trate siempre de ordenar las cosas y de colocar todo lo que puedas dentro de muebles y que cada objeto tenga un lugar destinado.
  • Naturaleza: Lo natural siempre tranquiliza, por eso debe procurar decorar con plantas y objetos orgánicos. También puede colgar cuadros de paisajes y bosques.
  • Aromas y esencias: Los ambientes deben estar bien ventilados y además es muy efectivo aromatizarlos sutilmente con  hierbas (en bolsitas, o sus vapores) o aceites esenciales lo más naturales posibles. El aroma a jazmín, lavanda, rosa, romero, madera, incienso, son todos muy relajantes y aumentan la sensación de bienestar.
  • Espacios amplios: Si su casa es pequeña puede generar sensación de amplitud mediante espejos, colores claros, buena iluminación y pocos objetos y muebles.
  • Velas: Las mismas nos dan sensación de intimidad e invitan al relax. Las hay aromáticas, flotantes, grandes o pequeñas. Encienda velas bonitas y en un instante el ambiente se volverá cálido y agradable
  • Colores recomendados: Tonos pasteles o colores de naturaleza claros, que su función sea dar tranquilidad. Los toques de color se usan donde queremos resaltar ciertos detalles nada más. Los colores prohibidos o no recomendados son aquellos que vibran mucho, como el  rojo o el azul eléctrico. Tampoco  se aconsejan colores oscuros, pues tienden a hacer ver más chica una habitación.

Decoración y algo más

Existen varios adornos que pueden ayudarle a ambientar, pero es importante saber elegir aquellos que mejor se integran a su espacio. Recuerde siempre evitar sobrecargar de objetos. Entre los que pueden serle muy útiles: pintura o cuadros de algún Mandala, carrillón o sonajero de viento, pequeña fuente de agua, muebles de mimbre o madera cálida, flores frescas, recipiente con agua y velas flotantes.

  • Iluminación: Intentar que la luz sea siempre muy suave, usar velas por todo el lugar y bombillas que pueden regular su intensidad, y durante el día tener cortinas que limiten la luz solar intensa. De esta forma. se evita el cansancio de la vista, ayudando a mantener el cuerpo en estado de relajación.
  • Sonidos: Es necesario evitar todos aquellos que provocan estímulos estresantes, como la televisión, los celulares, las discusiones. La música ambiental suave, puede ser de gran ayuda para relajarnos, hay algunas con sonidos de naturaleza, otras con mantras, las instrumentales, la música clásica. El silencio absoluto también es necesario.
  • La temperatura: Conservar siempre una temperatura agradable, que no haga ni calor, ni frío.
  • Artefactos eléctricos: Evítelos en su santuario de relajación; si no tiene otro lugar para ellos, entonces procure apagarlos a todos una media hora antes de comenzar la relajación.

Se debe mantener el hogar, limpio, ordenado y con un mobiliario y paredes poco recargadas, con colores cálidos y suaves como el celeste, verde, beige, colores neutros y evitando los rojos, naranjas, amarillos y negros.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *