Qué son las constelaciones familiares

En todo grupo o núcleo familiar existen conflictos de relación, roles, comunicación, entre otros, que generan conflictos personales. Así ha surgido la terapia de las Constelaciones familiares que tiene como finalidad brindar una solución a la persona ayudándola a colocarse en el lugar que le corresponde dentro de su propio sistema.

La familia es importante para todos, porque estamos vinculados a ella mediante profundos lazos de amor y lealtad. Este vínculo nos lleva a compartir las tareas cotidianas con padres, hijos, hermanos, abuelos y también con la familia política. Las buenas intenciones pueden ayudar a resolver situaciones cotidianas, pero en un nivel más profundo suelen provocar un desequilibrio y traer consecuencias que no alcanzamos a explicar conscientemente.

A raíz de lo anterior, Bert Hellinger, un filósofo, pedagogo y antropólogo alemán, desarrolló la terapia alternativa  dela Constelación Familiarcuyo objetivo es solucionar conflictos y curar emociones que se generen en el núcleo familiar. La terapia de constelaciones familiares reconoce que existe una transmisión de conflictos, preocupaciones familiares y comportamientos a través de las generaciones, que determinan los problemas psicológicos actuales y que se ha transmitido a nivel cultural.

Las constelaciones familiares

La conciencia familiar se manifiesta como una sensación de bienestar o malestar que se respira en el ambiente familiar. Aunque sus miembros apenas pueden percibir sus raíces, su origen se puede vislumbrar en la historia oculta de la familia. Para la conciencia individual es un proceso inconsciente, pero la fuerza de su impulso crea dinámicas que desbordan y modelan los comportamientos de los miembros del sistema familiar.

Las Constelaciones Familiares desvelan las dinámicas ocultas en el sistema familiar, ayudan a enfocar la situación, y permiten resolver relaciones conflictivas y otras implicaciones sistémicas. Desvelar el origen de las fuerzas que gobiernan la realidad del sistema familiar no solo fortalece las relaciones dentro de la familia sino que también trae paz y tranquilidad a sus miembros.

Hay 3 elementos básicos en la conformación sana de toda familia o grupo:

  • Vínculo y pertenencia

De la misma forma que es vital respetar las leyes de la naturaleza y del universo, reconocer los órdenes que gobiernan las relaciones humanas es trascendental.

Todos los miembros de una familia tienen un sentido de pertenencia innato. Si algún miembro es excluido, aunque sea por un motivo aparentemente razonable, otro miembro de una generación posterior repetirá su suerte.

Ningún miembro de una familia puede ser apartado o marginado por ser alcohólico, drogadicto u homosexual, ni debido a su estatus económico, cultural o social, ni tampoco por sus creencias, su raza o su color.

Cuando alguien no es reconocido en su vínculo natural con la familia ni se respeta el lugar que le corresponde, toda la familia sufre las consecuencias, incluidos los miembros que no saben nada de lo ocurrido.

  • Equilibrio entre dar y tomar

Todo ser humano necesita encontrar un equilibrio entre dar y tomar (recibir), entre ganar y perder. Una relación tiende a romperse cuando la relación entre el dar y el tomar no está equilibrada. Si lo que se da no es compensado con lo que se recibe, surgirán problemas.

Cuando la relación no es proporcionada, es muy difícil soportar el desequilibrio. Por esta razón, no es conveniente dar mucho más de lo que el otro sea capaz de devolver, porque éste siempre se sentirá incómodo con la deuda. Cuando alguien no tiene posibilidad de conseguir un equilibrio proporcionado se generan conflictos que casi siempre conducen al fin de la relación.

  • Orden en la familia

Con frecuencia, se ocultan ciertos sucesos (suicidios, abortos voluntarios, viejos amores, crímenes, injusticias, etc.) para intentar alejarlos de la memoria familiar, pero esta queda impregnada energéticamente de estos sucesos y, al no encontrar donde ubicarlos o situarlos, se produce un desconcierto generalizado en la familia. Debido a ello, los padres o los hijos asumen papeles que no les corresponden: el hijo hace de padre, el hermano mediano de primogénito, el abuelo de padre del nieto, etc.

Este desconcierto se convierte en un continuo desasosiego cuando además no se respeta ni se honra a uno de los padres, excluyéndolo, marginándolo o negándole el lugar que le corresponde (también afecta cuando no se respeta el lugar que debe ocupar una pareja anterior del padre o de la madre).

En muchas ocasiones, como consecuencia de este desajuste energético/vivencial, los hijos son quienes se ven obligados a dar y los padres los que reciben, cuando en realidad los hijos únicamente tienen la obligación de amar, honrar y respetar a sus padres. Todo lo demás debería de nacer del amor que sienten hacia ellos y no como una obligación.

Cómo nos puede ayudar la terapia de constelaciones familiares

La finalidad de esta terapia es delimitar conflictos de origen familiar, social y laboral que afectan la vida cotidiana, en el supuesto que para restituir el orden original permite la circulación normal de su vida.

La propuesta es sanar al individuo y a su vez mejorar al grupo o familia a la que pertenece. También se ha sugerido que no sólo tiene efecto en el pasado y presente sino que también las futuras generaciones podrían recibir un beneficio, al evitar que cometan los mismos errores que sus antepasados.

Objetivos de la terapia:

  • Solucionar conflictos con la pareja, los padres, los hijos, los hermanos y otros miembros del sistema familiar.
  • Equilibrar los sistemas familiares, sociales u organizacionales.
  • Enfrentarse con el miedo a la muerte y a las separaciones en general.
  • Clarificar y diferenciar los sentimientos hacia otras personas.
  • Comprender que las acciones siempre tienen consecuencias.
  • Recuperar el equilibrio interior.
  • Alcanzar la paz y la felicidad que necesita nuestra vida.

2  Tipos de técnicas

En el trabajo de constelaciones familiares se puede trabajar de varias maneras, según el llamado constelador o terapeuta, pero en general se dividen en dos tipos:

Constelación individual: Este tipo de terapia, trabaja con muñecos terapéuticos que representan a los miembros de la familia. Esta sesión sólo se desarrolla con el constelador y el constelante, y es una ventaja para las personas a las que les cuesta trabajo abrirse ante otras.

Constelaciones en grupo: En esta técnica el constelante expone su tema a los demás miembros del grupo y los demás individuos representan a los otros integrantes de la familia.

Acercarse al método

Lo que pretende la terapia de la constelaciones familiares es que podamos reconocer los órdenes que gobiernan nuestras relaciones y de ese modo poder restablecer el equilibrio y el orden natural en la propia vida.

Hay mucha información sobre este tema y varios terapueutas de variadas disciplinas ya han comenzado a incorporarla. Si usted cree que sus conflictos podrían tener solución por esta vía, no se quede de brazos cruzados y averigüe más sobre el tema.

¿Quién es Bert Hellinger?

Hellinger nació en Alemania en 1925. Estudió filosofía, teología y pedagogía y después trabajó 16 años como misionero católico entre los zulúes en Sudáfrica. Más tarde se hizo psicoanalista y a través de la dinámica de grupo,la Terapia Primal, el Análisis Transaccional y diversos métodos de hipnoterapia llegó a desarrollar su propia Terapia Sistémica y Familiar. Su trabajo con Constelaciones Familiares, enfocado directamente a la solución, constituye uno de los instrumentos terapéuticos más eficaces para reorientar y sanar las relaciones en el seno de la familia.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *