El Apocalipsis y la salvación del alma

Visiones proféticas sobre el futuro. Las profecías y las religiones hablan de un “final de los tiempos”, un momento trascendente de cambio al que el alma humana debe enfrentarse ineludiblemente.

En esta nota, hablaremos sobre si es posible la salvación del alma humana ante el fin de los tiempos profetizado por varias culturas, entre otras, la cristiana. Asimismo, explicaremos qué se entiende por ese “final” y esa “salvación”. Para comenzar, hemos de aclarar que usamos el término Apocalipsis como sinónimo de “fin del mundo”, dado que es un significado conocido por los lectores. Sin embargo, es erróneo, la palabra, de origen griego, significa: “revelación”. El error se debe al último libro del Nuevo Testamento, el Apocalipsis, escrito por el apóstol San Juan, que trata en su mayor parte el “fin del mundo”; de ahí la confusión.

Sin embargo, ambas ideas –la del “fin de los tiempos” y la de la “salvación del alma” son conceptos básicos de la espiritualidad humana, y no pertenecen sólo a la tradición judeo-cristiana. Tampoco todas las doctrinas religiosas vinculan ambas ideas, dado que algunas conciben esa salvación como la liberación del hombre en el presente, sin tener en cuenta ninguna profecía. Veamos qué dicen cada una de ellas.

EL FIN DE LOS TIEMPOS

Existen distintas visiones sobre el significado del “fin de los tiempos”. Probablemente, la más difundida sea la de la tradición judeo- cristiana pero; no es la única, hay otras concepciones muy antiguas sobre el mismo tema.

La visión judeo-cristiana

La visión cristiana del “fin del mundo” se hizo conocida en la Edad Media, momento en que surgieron la mayor cantidad de interpretaciones sobre las Sagradas Escrituras. En primer término, se encuentra una visión ligada a la antigua tradición (antiguo Testamento) sostenida por los profetas Elías y Enoc que consideraban que, en el “fin de los tiempos”, se produciría una lucha entre   Diablo, representado por el Anticristo (la antítesis de Cristo,) y un grupo de “elegidos para el combate” que representan al Mesías o al Bien. La  visión cristiana, muy posterior, sostiene que ese “fin de los tiempos” significa la segunda venida del Mesías a la tierra, y que en ese momento tendrá lugar la destrucción del mundo, la resurrección de los muertos y la llegada del Juicio Final; momento en que toda la humanidad será juzgada por  los actos realizados durante toda su vida. Luego, advendría una edad dorada, como una especie de renacimiento de la humanidad.

Lo que dice el Islam

Si bien la tradición islámica es menos conocida, tiene profundas similitudes con la anterior. En sus escrituras, se describen acontecimientos que indican el fin de los tiempos: la decadencia espiritual de la humanidad, el Anticristo, la Gran Batalla y la llegada del Mahdî, que Mahoma, el profeta del Islam, predijo hace más de 1300 años.

Sobre este fin del mundo y la llegada de un salvador (descendiente de Mahoma y equivalente al Mesías cristiano), el Islamismo pregona dos variantes, que varían de acuerdo a las dos corrientes más fuertes que tiene el culto islam. Por  una parte, los sunníes, quienes afirman que este “fin” llegará antes del regreso de Cristo a la tierra; “fin” que también supone un renacimiento, ya que se establecerá una sociedad islámica perfecta antes del Yaum al-Qiyamah (“Día de la resurrección”, equivalente al Juicio Final).  Por otro lado, los chiíes, que creen que Mahdí (el Salvador) desapareció siendo niño y que se encuentra escondido esperando su tiempo para volver como redentor.

Las profecías mayas

Otra civilización que advirtió y dejó asentado su conocimiento sobre el “fin de los tiempos” fueron los mayas. Ellos eran expertos en el estudio de los ciclos del tiempo y la astronomía, y concentraron su mayor atención en la actividad solar.

Según sus profecías, en el final de los tiempos el Sol emitiría una inmensa llamarada que llegaría a la Tierra en forma de radiación.

Este hecho daría lugar al “Sexto Sol”, un período precedido por todo tipo de catástrofes naturales y enfrentamientos que conducirían a un estado de conciencia humana superior. Tiempo de catástrofes que tienen temible parecido con los sucesos climáticos que estamos viviendo.

LA SALVACIÓN DEL ALMA

Derivado de la idea de “fin de los tiempos”, surge el concepto de “salvación del alma”, una instancia más “terrenal”, en la cual el accionar humano adquiere una importancia crucial respecto a ese “último acto” al que todos, según estas visiones religiosas, hemos de enfrentarnos.

El juicio final

Como vimos, tanto la tradición judeo-cristiana como el Islam adhieren a la doctrina del Juicio Final, hecho que condiciona el modo en que los creyentes viven su vida en la tierra, por lo que todos buscan la purificación de su alma. Para aquellos que creen en la segunda venida de Cristo, la salvación consiste en cultivar la bondad, la humildad y la penitencia en esta vida. Siguiendo este ideal, la religión judía, por su parte, pone el acento en la conducta ética, derivada del respeto por los diez mandamientos que Dios le entregara a Moisés. Finalmente, el Islam sostiene que el propósito de la vida es agradar a Allah mediante buenas obras para lograr la salvación. Según los musulmanes, los “incrédulos” (aquellos que rechazan la verdad) y los pecadores estarían condenados, pero el arrepentimiento genuino otorgaría el perdón de Allah y la entrada al paraíso.

Otro punto de vista: el Budismo

Si bien Buda fue el creador de la doctrina, ésta es una religión “sin Dios”; Buda es un “iluminado”, pero no un dios. Asimismo, creen en diferentes espíritus.

Del mismo modo, consideran que la liberación del alma humana sólo depende del individuo; dicho de otro modo, esa “iluminación” de la que habla el Budismo sólo puede ser alcanzada de forma directa y personal por cada individuo, sin intervención divina alguna. Esto significa que todos las personas pueden encarnar esta verdad. Para ellos, esa “salvación” es una “liberación” y consiste en “dejar de desear”, en “dejar de sufrir” debido al deseo material y la ambición. Por otra parte, el Budismo propone ciertos ritos y ejercicios, que ayudan a dejar de lado estos sentimientos para lograr una verdadera liberación individual.

El Hinduismo

El hinduismo no posee fundador ni profeta. Es una de las religiones más antiguas y constituye una “combinación” de religión y filosofía, con muchas tradiciones y ritos diferentes. Los hindúes no creen que la muerte es el fin de la vida humana; sino que creen en la reencarnación del alma; una vuelta a la vida que es vista, sin embargo, como una condena. Así la única salvación consiste en la liberación de ese ciclo eterno de encarnaciones. Liberación que sólo se obtiene una vez que el alma ha alcanzado su nivel espiritual más alto.

CONCLUSIONES

Como puede verse, no hay una visión del “fin del mundo”, sino varias; así como no hay “una salvación del alma”, sino muchas. Es decir, cada religión tiene su propio punto de vista de lo que es el alma, Dios y la vida, así como si existe o no una existencia después de la terrena. Por otra parte, si bien todas remiten a una idea de preparación espiritual del individuo, cada religión apunta a distintos propósitos que no necesariamente se vinculan con el fin de los tiempos o Apocalipsis.

En una sociedad como la que vivimos, muchas veces, los mandamientos impuestos por la cultura son considerados como “la única verdad” y todo lo que se aleja de ella, considerado como un desvío o error. Nuestro objetivo es que nuestros lectores valoren que existen otras creencias que, si bien se alejan de las perspectivas que conocemos, son de gran valor a la hora de entender los misterios de la vida. De lo que se trata, finalmente, es de rescatar de todos los mensajes religiosos que hemos visto un concepto claro: la necesidad de revalorar el papel ético y espiritual de nuestra vida. Vivimos aquí y ahora, y es en este momento y en esta realidad nuestra cuando hemos de construir un mundo mejor para todos nosotros.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *