Auriculoterapia

Similar a la acupuntura y a la digitopuntura, esta antigua técnica que se aplica en las orejas también sirve para curar y mejorar diversos síntomas físicos, dado que actúa sobre todos los centros de energía del cuerpo.

La auriculoterapia es una terapia complementaria no invasiva que permite estimular puntos en las orejas que coinciden con las terminaciones nerviosas que pertenecen a los meridianos del cuerpo. Su práctica es antiquísima y se remonta al Antiguo Egipto y la Antigua China. Dado que esta técnica es compleja, en esta nota, brindaremos solamente algunos datos útiles para que el lector, aún sin conocimientos previos, ejercite una forma inofensiva pero efectiva de aliviar dolencias.

¿CÓMO ESTIMULAR LOS PUNTOS CLAVE?

La auriculoterapia puede aplicarse con varios métodos: la acupuntura (aplicación de agujas muy finas), la colocación de pequeñas esferas de metal o de semillas (método muy utilizado hoy para combatir la obesidad), la estimulación con rayos láser, el masaje auricular, etc. Lo aconsejable es que, quien se inicie en esta técnica proceda simplemente a estimular la zona del pabellón auricular realizando un masaje en el punto que corresponda al problema que lo esté aquejando.

¿POR QUÉ SIRVE PARA CURAR?

Si comprendemos la visión oriental sobre de los meridianos que recorren nuestro cuerpo -directamente relacionados con los chakras (vórtices o puertas por donde entra y sale la energía)-, nos resultará más sencilo entender por qué técnicas como la acupuntura, la auriculoterapia y la reflexología pueden revertir dolencias. Sucede que, además de nuestro cuerpo físico, poseemos cuerpos energéticos que son, precisamente, los que primero se “enferman”. Cuando la dolencia llegó al físico, es porque ya traspasó estos niveles energéticos.

Las causas pueden ser numerosas. Así es probable que un chakra esté bloqueado y que no permita la normal circulación de energía desde adentro del individuo hacia fuera o viceversa. También, que, determinados “huecos” o “densidades” en la red energética de la persona en cuestión causen ese mal que está padeciendo. La auriculoterapia intenta desbloquear la energía mal canalizada para restaurar su flujo normal y, con él, la salud física y emocional del sujeto.

DOLENCIAS FÍSICAS

Son muchos los centros que puede estimular la Auriculoterapia. Baste decir que en el pabellón de la oreja existen puntos que se conectan directamente con todos los órganos (ver recuadro margen inferior). Así las orejas son verdaderos “mapas”; y quien los sabe interpretar puede presionar en el lugar justo y aliviar un síntoma específico.

De este modo, existen puntos localizados relacionados con el bazo, el hígado, los riñones, los intestinos, etc., del mismo modo que cada parte del cuerpo (dedos, manos, pies, talones, etc.), así como el sistema nervioso, tienen también su ubicación. Con respecto a las dolencias físicas, mencionaremos solamente algunas de las más comunes en las que la Auriculoterapia puede servir de ayuda:

  • Alergia: la alergia es una reacción exagerada del organismo ante un agente externo, por ejemplo los pelos de un perro o el polvillo del aire, el polen de las flores, etc. El cuerpo reacciona elaborando anticuerpos ante ese agente al que considera peligroso y surgen eczemas, comezones,  congestión nasal, etc. En todos los casos la alergia debe ser tratada por un médico ya que, en algunos casos, puede ocasionar daños severos. Una práctica inofensiva para intentar disminuirla es masajear con los dedos índice y pulgar la zona indicada en el gráfico, presionando al comienzo suavemente y con movimientos rotativos; y, luego, un poco más fuerte. Por lo general, si se siente molestia en la zona, el tratamiento resulta efectivo.
  • Constipación: caracterizada por dificultades para evacuar el intestino, heces duras y dolor al expulsarlas. Además de ayudarse con una dieta adecuada rica en fibras y consultar al médico de cabecera, Ud. puede presionar el pabellón auricular en los puntos indicados para favorecer la evacuación intestinal.
  • Ojos: a veces, la visión se dificulta por diferentes motivos y lo indicado es acudir a un oculista. Si ya consultó al suyo y, a pesar de tener los estudios normales, a veces le cuesta tener una visión óptima, pruebe con presionar suavemente el punto indicado para aclarar su visión de un modo natural.
  • Trastornos glandulares: el especialista en endocrinología será quien realice los estudios necesarios para determinar si sufre algún padecimiento hormonal y le recetará oportunamente aquello que sea necesario. Sin embargo, estimular el punto relacionado con los trastornos glandulares, puede aminorar las dolencias. De todos modos, aunque practique esta técnica, no deje de seguir las indicaciones médicas.
  • Trastornos emocionales: es muy común escuchar en esta época acerca de ataques de pánico y trastornos de ansiedad, que hacen que una persona coma o fume en exceso o padezca accesos de ira y agresividad incontrolable. Más allá de cualquier tratamiento psicológico o medicación psiquiátrica, podrá beneficiarse si sufre de algunas de estas alteraciones emocionales presionando los puntos indicados en el esquema.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *