Transfórmese en su propio escudo protector

Mejor momento para el ritual:

Día lunes, luna creciente.

Elementos necesarios:

Una piedra pesada y resistente (una roca, por ejemplo), incienso de canela.

Trabaje en su círculo mágico. Siéntese en el piso, en posición de loto. Encienda el incienso y tome la piedra en su mano derecha. Cierre los ojos y sostenga la piedra contra su frente. Deje que el perfumedelincienso influya sobre usted. Relájese. Siempre sosteniendo la piedra contra su frente, comience a visualizar. Imagine que el poder de la roca (o de la piedra que haya elegido), va penetrando en usted. Ya no se ofrecerácomoun blanco fácil a la descarga energética de quienes le desean el mal. Usted es su propio escudo protector.

Su poder es tan grande, que lo negativo choca y se desvía. Diga: “Soy fuerte como esta piedra, el mal retrocede ante mi sola presencia y se aleja para siempre. Así sea”.

Deshaga el círculo y arroje los restosdelconjuro a un curso de agua.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *