Diosas de la fertilidad (parte dos)

Leer “Diosas de la fertilidad (parte uno)“

IX CHEL, LA DIOSA MAYA QUE AYUDA A LAS PARTURIENTAS

La más prescription drugs lamictal importante deidad femenina en la mitología maya. Como esposa del Sol, se le atribuyen grandes lamictal xr coupons poderes relacionados con la medicina, la sabiduría, las artes, la fertilidad y el amor. Fue la protectora de las parturientas y la inventora del arte del tejido. Se la representaba como una anciana vaciando un cántaro lleno de agua sobre la tierra o, también, como a una anciana tejiendo canadian pharmacy deltasone en un telar de cintura.

Muchas mujeres casadas que deseaban quedar embarazadas solían ir de peregrinaje buy loratadine canadian pharmacy al santuario. A ella se encomendaban tanto las aspirantes a madres como las parturientas y las parteras; estas últimas, para que la diosa les permitiese ayudar a que tanto la madre como la criatura llegaran a buen término, y no se presentasen inconvenientes provocados por entidades malignas o “aires”.

● El Ritual:Debe tejer en lana roja una bufanda de unos 50 cm, 10 cm cada día, mientras se ora: “Ix Chel sabia y grandiosa, más sabes por anciana que por diosa, engendre en mi vientre el hijo deseado, con tu luz divina haz que germine en mí la semilla de mi bien amado”.

Al terminar la bufanda, se debe enrollar y, adentro, azithromycin for acne colocar cabellos de ambos integrantes de la pareja. Guarde http://www.revistapredicciones.cl/seroquel-online/ esta bufanda debajo del colchón de la cama matrimonial.

LA VIRGEN DE GUADALUPE

Entre los cristianos, esta advocación mariana representa a la Virgen Madre embarazada. Su estampa presenta un vientre abultado en los últimos meses de gravidez. El cintillo celeste sobre el manto señala su estado, la rodean rayos solares signo de que engendra al

Hijo de Dios.A sus pies, hay una luna símbolo ancestral de fertilidad femenina. Su imagen original se le apareció en 1531 a un humilde indio en un cerro al noroeste de la actual ciudad de México, donde es muy querida.

Su fiesta se celebra cada 12 de diciembre y, a ella, le rezan las mujeres que están en la dulce espera y las que están buscando quedar embarazadas.

A la Virgen de Guadalupe, se le atri- buyen la concreción de muchos deseos y milagros relativos a la fecundidad.Así le habló la Virgen al indio mexicano:

“Escucha Juan Diego, ponlo en tu corazón. ¿No estoy aquí yo, que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy yo la fuente de tu alegría? ¿No estás en el hueco de mi manto… ? ¿Tienes necesidad de alguna otra cosa? …Ahora es muy necesario que subas al … cerro. Allí encontrarás flores. Córtalas y tráelas…”.

● El Ritual: Se colocan dos medallas de la Virgen sobre su estampa y se rodean de flores frescas en pequeños recipientes. Durante tres noches, se rezan tres Avemarías a la Virgen y, al terminar, se pide: “Virgen Madre, de vientre sagrado, alcanza con tus rayos milagrosos mi vientre humano, fluya en mis entrañas el germen de la santa vida.Amén”. Luego de tres días, ate a cada medalla una cinta celeste, use una usted y otra su pareja.

MUJERES Y MATERNIDAD, ¿UNA IMPOSICIÓN CULTURAL?

Existen ideas acerca de que sólo se puede alcanzar la plenitud femenina a través de la maternidad y de que no importan los sacrificios si se logra el hijo anhelado. En algunos ambientes, se cultiva, incluso, una especie de masoquismo maternal (una mujer es tanto más valiosa cuanto más haya sufrido para llegar a ser madre), instando a que la mujer pruebe todo tipo de tratamientos y técnicas; siendo el costo emocional, psicológico, relacional y económico, excesivamente caro.
Afortunadamente, esta idea está cambiando.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *