Los Santos de la prosperidad

Pídales ayuda ante dosage of cipro problemas económicos. Ellos colaboran con la neurontin discount gente que necesita una mano, aquella que ruega, no por ambición desmedida, sino por un impulso de buena fortuna que beneficie su búsqueda de trabajo o el éxito de un nuevo emprendimiento.

La fe es un gran camino para mucha gente que enfrenta complicaciones, conflictos buy metronidazole canada pharmacy u obstáculos que impiden o retrasan la concreción de sus proyectos.

Entre los santos católicos, hay algunas figuras conocidas por ayudar a los fieles en cuestiones económicas; aquí le explicamos cómo invocar a las más conocidas.

A San Cayetano, patrono del trabajo

El dinero bien ganado es el que se obtiene trabajando, y de eso se encarga Cayetano viagra uit india quien, a pesar de pertenecer a una rica familia italiana, se dedicó a ayudar a los pobres. Por esta razón, se lo considera un santo que protege a los get pregnant clomid necesitados dándoles la posibilidad de hacer aquello que más necesitan: trabajar.

Hoy, también resguarda a las empresas, por lo que favorece a los emprendedores y a los comerciantes. Su fecha de celebración es el 7 de agosto, así como los 7 prednisone dogs de cada mes.

La oración

“Oh, Dios, que diste al bienaventurado Cayetano, tu confesor, la gracia de imitar la vida de los apóstoles; prozac home page concédenos, por su intercesión y ejemplo, la gracia de poner en Ti toda nuestra confianza, y desear solamente las cosas celestiales. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.”

Cómo adornar el altar: coloque una imagen del santo adornada con espigas de trigo, ya que constituyen su símbolo principal.

A San Expedito, gestor de asuntos urgentes

Este santo fue un soldado romano que, cuando decidió convertirse alcristianismo, recibió las visitas repetidas de un cuervo que le decía “mañana, mañana”, instándolo a aplazar su determinación. San Expedito, en la última visión, pisó al cuervo y dijo “hoy”, por lo que no esperó más y se unió a las huestes de Jesucristo.

Debido a esta leyenda, que lo muestra reacio a las postergaciones, es que se lo considera un santo que ayuda en los asuntos que deben resolverse rápido. Asimismo, vale aclarar, que las promesas que se le hacen también deben cumplirse con prontitud. Su fecha es el 19 de abril.

La oración


“Glorioso apóstol San Expedito: por los meritos de tu inquebrantable fe, reza por mí para recibir del Señor esta gracia 
[formule su deseo]Todos conocen tu rápida ayuda cuando ésta es casi imposible: ven en mi auxilio en esta gran necesidad y que yo pueda recibir pronta ayuda del cielo. Yo te prometo ser siempre agradecido/a, incluirte en mis oraciones, rezar mas asiduamente y escuchar misas en tu honor.”

La imagen: San Expedito tiene la particularidad de llevar una cruz que dice “hodie” (hoy) y un cuervo, a sus pies, tiene la palabra “cras” (mañana); expresiones que se relacionan con la leyenda que se le atribuye.

A San Francisco de Asís, protector de los comerciantes

Las gestiones comerciales, los negocios nuevos y los que están pasando por un momento difícil pueden encomendarse a San Francisco de Asís.

Su familia poseía un gran comercio de telas y pretendía que Francisco dirigiera el negocio, pero él supo desde temprana edad que ése no era su destino, por lo que renunció a todos sus bienes y creó la Orden de los Franciscanos. Su fecha es el 4 de octubre.

La oración

“Señor, que sea instrumento de tu paz. Que donde haya odio, ponga yo amor; que donde haya ofensa, ponga yo perdón; que donde haya discordia, ponga y unión; que donde haya error, ponga yo la verdad; que donde haya duda, ponga yo fe; que donde haya desesperación, ponga yo esperanza; que donde haya tinieblas, ponga yo la luz; que donde haya tristeza, pongo alegría. Oh, maestro, que yo no busque tanto: ser consolado… como consolar; ser amado, como amar, porque: es dando, que uno recibe; es olvidándose, que uno encuentra; es perdonando, que uno es perdonado; es muriendo, que uno resucita a la vida eterna.” 

Francisco, el autor: esta famosa y hermosísima plegaria fue escrita por el mismo Francisco de Asís.

San Judas de Tadeo, el ayudante de los imposibles

Era uno de los Doce Apóstoles de Jesús, por lo que no hay que confundirlo con Judas Iscariote, quien entregó a Jesús a los romanos. Tuvo la oportunidad de encontrarse con Jesús y escribió una de las cartas del Nuevo Testamento.

Luego de la Resurrección de Cristo, dedicó su vida a predicar y obró varios milagros. Es el santo de los casos imposibles y de los asuntos desesperados. La fecha de su celebración es el 28 de octubre.

La oración

“Glorioso Apóstol de Jesús, San Judas Tadeo, mi poderoso protector y abogado, heme aquí postrado a vuestros pies para exponeros mis necesidades espirituales y temporales. Dignaos arrojar vuestra mirada de bondad sobre mi atribulado corazón y que experimente mi alma los sentimientos de vuestra ternura y misericordia, y favorecido por las gracias que prodigáis a vuestros devotos en las horas de dolor, obtenga de vuestra piedad, ayuda y protección en la presente necesidad. 
Deposito toda mi confianza en vuestro poder.
Consoladme y libradme de tantas penas como sufro.
Haced que me resigne siempre a la voluntad de Dios; no me queje nunca de la tribulación y corresponda con más fidelidad al amor de mi dulcísimo Jesús. Amén.”

Para reforzar el pedido: una forma de reforzar lo solicitado es colocar una imagen del santo cerca de una Biblia, el libro que lo hizo peregrino.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *