Suegras y comadres: Cómo transformarlas en aliadas

Una nota que le será muy útil para saber cómo manejarse en estas delicadas relaciones familares, frente a las cuales, uno debe actuar de forma inteligente y decidida.

Ya se ha dicho: «Cada familia es un mundo», pero ¿qué hay en el mundo? Además de lo bueno, existen las guerras, las traiciones, peleas de todo tenor, muchas mentiras y, fundamentalmente, luchas por conseguir el poder y mandar en la mayor cantidad de territorio que se pueda. En el caso de las suegras y de las comadres, las discusiones pueden llegar a ser moneda corriente, con todos los sinsabores que ello trae. Sin embargo, con buena predisposición y una adecuada ayuda esotérica, la situación de enfrentamiento se puede revertir completamente. Aprenda a neutralizar la enemistad de sus mujeres más cercanas (y entrometidas), así como a mejorar la relación que tiene con ellas.

El PERFIL PSICOLÓGICO DE LAS MUJERES ENTROMETIDAS

No todas las suegras son iguales ni todas las mujeres que se nos acercan tienen los mismos intereses. Por eso, es importante reconocer el perfil de cada una de ellas. Recuerde este principio básico para cualquier estratega militar: “Para un enemigo, primero hay que conocerlo”. En nuestro caso, por supuesto, no se trata de vencer por la fuerza, sino de conquistar afablemente.

Además, una receta mágica que actuará como efectivo antídoto, antes de hacer los rituales que le proponemos más adelante en esta nota.

Una advertencia: Aunque los tres casos especiales suelen ser los más comunes, también hay hermanas, nueras, abuelas, madres, tías y primas que pueden llegar a ser realmente insoportables. Practique cualquiera de las recetas mágicas explicadas en esta nota, de acuerdo con la finalidad que desea conseguir.

CASO 1: Suegra controladora

Perfil: llega a su casa y verifica que todo esté en orden, limpio y, sobre todo, que su «hijito» esté bien alimentado. Aunque claro, como la comida de mamá no hay…

Antídoto: con un sahumador, esparza por toda su casa el aroma de varias hojas de albahaca. Esta planta tan fragante y sabrosa disipa las malas energías, la envidia y la maledicencia.

CASO 2: Comadre entrometida

Perfil: pasa largas tardes en su casa, investigando sobre la relación de pareja, la prosperidad económica del hogar y los logros o errores de los hijos. Esa información le sirve para compararla con su propia familia y, si es desventajosa, para comentarla con terceros.

Antídoto: prepare un amuleto. En un palo corto de madera, enrosque 25 cm de cinta blanca (para limpiar), 25 cm de cinta verde (para renovar el ambiente) y pegue varios granos de pimienta, blanca y negra (para espantar los malos deseos). En la base de la madera, escriba el nombre de la pariente molesta y guarde este amuleto en el ambiente donde ella pasa la mayor parte del tiempo.

CASO 3: CUÑADA PELEADORA

Perfil: es la encargada de echar a rodar rumores, habladurías y demás comentarios perjudiciales que hacen estallar discusiones furibundas en medio de cenas importantes. Por supuesto, al finalizar la contienda, ellas son las principales ofendidas y terminan dividiendo en dos bandos a la familia.

Antídoto: si esta persona tan peligrosa viene a su casa, prepare varios ramitos de paja, avena, trigo y demás cereales, para decorar las paredes de su hogar. Quedan muy bien y, además, tienen la virtud de disipar las ondas negativas y neutralizar la tensión. Si usted es un invitado más, pero esa persona también concurrirá, lleve esos ramitos en su cartera, y ofrézcase a llevar comidas hechas con arroz o avena: son ingredientes armonizadores y muy importantes para «tener la noche en paz».

REGLA GENERAL DE DEFENSA

Más allá de la pariente de la que se trate, 3 son las cosas que necesita conseguir una persona que desea conquistar, de una vez y para siempre, a su suegra, a su comadre o a toda mujer complicada de la familia:

  1. INDEPENDENCIA, para que sus familiares no se inmiscuyan en su vida privada,
  2. TRANQUILIDAD, para no sentirse continuamente vigilado/a y como si estuviera dando un examen, y
  3. DIPLOMACIA, para solicitarle a su pariente molesta que cambie de actitud.

LOS HECHIZOS

A continuación, tres recetas mágicas que ayudan mucho a cumplir esta difícil, y triple tarea.

1. RITUAL ROMPE-CADENAS

Finalidad: recuperar el control de su casa y sentirse más segura ante esas familiares insidiosas.

Elementos: un puñado de hojas de ruda, una vela violeta, un plato negro, media taza con sal, un papel blanco, tinta azul y 1 m de cinta blanca.

Preparación: escriba con la tinta azul, en el papel, el nombre de la persona con la que usted desea marcar límites. Envuelva el papel alrededor de la vela, cerca de la base, y cúbralo con la cinta, dando varias vueltas y atando con triple nudo. Coloque la vela sobre el plato, enciéndala y esparza una línea de sal a la derecha del cirio, y un montoncito de hojas de ruda a la izquierda. Repita tres veces la siguiente oración: «Casa por casa / habita una familia / y le pido al destino / que cada uno viva su vida». Deje arder la vela durante dos horas, apáguela y guárdela en un sitio donde nadie la vea.

2. TALISMÁN DE LA SERENIDAD

Finalidad: librarse de las miradas negativas y de los comentarios maliciosos que puedan emitir esas mujeres difíciles.

Preparación: Dentro de una bolsita de tela amarilla, coloque un puñado de arena, 3 cáscaras de naranja secadas al sol, los pétalos de una flor celeste y 5 gotas de esencia de lavanda. Todos estos ingredientes, ya sea por su color o por su aroma, poseen el efecto esotérico de convocar a la calma y el equilibrio. Cierre la bolsa con 6 vueltas de cinta bebé naranja, y cuelgue este talismán en un lugar concurrido de su casa.

3. PÓCIMA ABRE-DIÁLOGO

Finalidad: encontrar la forma adecuada de hablar con su «pariente-problema» sin pelear y sin distanciarse. Sus palabras deben ser lo más dulces y suaves posible, pero sin que pierdan contundencia y claridad.

Ingredientes: la ralladura de una cáscara de limón y otra de mandarina, una cucharada de azúcar negra, 5 gotas de esencia de vainilla, los pétalos de un jazmín y un puñado de anís.

Preparación: caliente agua hasta su punto de hervor, y vierta todos los ingredientes. Revuelva y cocine 20 minutos más a fuego lento. Cuele la preparación y déjela enfriar. Luego, rocíe todos los rincones de su casa con este líquido, utilizando una esponja y trapo de piso para repasar los pisos y las puertas. Repita la receta todos los primeros lunes de cada mes: los elementos utilizados propenden a la armonía, la tranquilidad, la unión familiar y la comunicación pacífica.

Romero, coco y frutilla contra la negatividad

Estos aromas son fundamentales para contrarrestar las malas influencias, las habladurías y la envidia: aprovéchelos en sahumerios, jabones, velas y esencias, con el fin de beneficiar su atmósfera hogareña y protegerse de personas molestas.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *